Saltar al contenido
Actualidad Gatuna

GATERAS

GATERAS, ESAS PEQUEÑAS PUERTAS PARA TUS PEQUEÑOS FELINOS

¿Sabías que el invento de la gatera se atribuye a Sir Isaac Newton?

Según Cyril Aydon que cuenta en «Historias curiosas de la ciencia», mientras el científico trabajaba en sus investigaciones, su gata maullaba para entrar y salir de la casa.

Isaac quiso evitar esta molestia haciendo un agujero en la parte inferior de su puerta para que así su gatita pudiera salir y entrar las veces que quisiera. La gata solía flirtear con felinos vecinos, lo que provocó que tuviera descendencia. Newton hizo entonces otro agujero más pequeño para que pasaran los gatitos.

Una historia que puede sonar a mito creado para mostrar cómo incluso una persona tan inteligente, físico, teólogo, inventor, alquimista y matemático, puede tener momentos poco lúcidos, y no darse cuenta que los gatitos también podían pasar a través del agujero que utilizaba su madre. La leyenda agrega que Newton cubrió los agujeros con fieltro para evitar el exceso de luz que molestaba a sus experimentos, convirtiendo su invento en el precursor de la gatera moderna.

Mucho ha evolucionado el sector en esta cuestión de facilitar la entrada y salida de nuestros gatitos sin que nos molesten cada vez que necesiten el acceso a otro lugar de la casa o fuera de ella.

Hoy en día podemos encontrar muchos tipos de gateras para hacernos la vida más sencilla a nosotros y a nuestros felinos domésticos. Todas creadas a partir de necesidades que todos tenemos en nuestros hogares cuando decidimos adoptar una mascota y llega la gatificación de nuestras casas.

TIPOS DE PUERTAS GATERAS:

  • La gateras más simples son las de trampillas basculantes pero presentan algunas desventajas ya que éstas pueden ser movidas o sonar con el viento. Podemos utilizarlas para una puerta interior de la casa, en vez de colocarla en una puerta que de paso al exterior.
  • Un imán en la gatera puede mantener la trampilla en su lugar y permitir el acceso. Evitará que el viento la mueva y pueda también hacer algún ruido no deseado.
  • Algunas gateras también tienen topes ajustables para restringir la abertura de la aleta en una dirección o la otra. Por ejemplo para permitir que el gato entre, pero que no salga otra vez. O al revés, podemos dar la opción a nuestro gato para que salga a pasear, pero que no pueda entrar cualquier otro gato o animal desde el exterior.
  • Algunas gateras más sofisticadas tienen topes electromagnéticos que puedan detectar un imán permanente que empareja llevado en el cuello del gato que abrirá la gatera cuando el gato se acerca, evitando así el problema que plantea la gatera anterior.
  • Las gateras con cerraduras infrarrojas se abren solamente cuando un dispositivo montado en el cuello del gato transmite el código correcto a la gatera, permitiendo que los dueños del gato tengan gateras múltiples que diversos gatos puedan utilizar.
  • Las gateras de RFID que leen el implante del microchip de un gato es una de las novedades disponibles recientemente. Además de que sólo se abrirá ante la presencia de nuestro gatito y no se abrirá ante cualquier otro. También puede sernos muy útil si tenemos un perro también y no queremos que se coma la comida del gato. Podemos colocar la gatera en un mueble que dejemos vacío para tal propósito. En el caso de tener varios gatos con alimentación diferente debido a su metabolismo o temporalmente por alguna enfermedad, podemos utilizar esta misma técnica para evitar tener que estar vigilando que no se coman la comida que no deben, o tener que separarlos a la hora de comer. Simplemente facilita la vida.
  • Las gateras de última generación tienen webcam y un software de reconocimiento de imagen con lo que evitamos el problema con los gatos que pueden llevar roedores a una vivienda después de haberlos cazado en el exterior.